Situémonos en un colegio, donde el profesor plantea a sus alumnos la pregunta ¿Se imaginan cómo son los ojos de una araña? Si observamos detenidamente los ojos de un arácnido, notaremos sus extraños ojos, pelos por todas partes y una extraña característica: no poseen parpados.

 

Este hecho podría ser algo de poca importancia, pero para Micromundo es la base de nuestro proyecto, pues resume muy bien dos hechos fundamentales del método científico: Primero, el cómo la observación bajo microscopio de un objeto conocido – en este caso una araña – revela un mundo nuevo, lleno de cosas por conocer.   Segundo, que nosotros sabemos cosas del mundo, por ejemplo que por lo general, los ojos tienen parpados.  El paso que sigue es cuestionar nuestra observación en base a lo que conocemos del mundo: es así como se generan hipótesis.   Aplicando el método científico las preguntas surgen espontáneamente y, en este ejemplo en particular, cuestionar la relevancia de los parpados en cualquier especie parece un camino lógico para generar un proyecto de investigación a nivel escolar.

 

Los microscopios son una herramienta importante para el desarrollo de la ciencia actual, proporcionando una conexión visual entre lo familiar del mundo macroscópico, y el misterioso micromundo.  La microscopia ha sido considerada una poderosa herramienta en educación escolar, ya que integra diversas áreas de las ciencias: la física, de la luz y la generación de lentes, la química de las tinciones histológicas y fluorescentes y, por sobre todo en biología, ayuda a entender procesos celulares en seres vivos. Sin embargo, los microscopios son extremadamente caros, voluminosos y complejos de manejar, por lo que constituye un reto equipar escuelas y universidades con este tipo de herramientas para fines educativos.  Si los colegios logran superar las barreras de costos de los microscopios, aún se requieren conocimientos avanzados para la mantención de su óptica.  Por otra parte, la preparación de las muestras requiere solventes químicos y sistemas de seguridad para su uso, sin considerar además que el acceso a una variedad de tejidos de diferentes especies es limitado.  Superando esta serie de problemas y obteniendo imágenes microscópicas, se requieren conocimientos en histología que permitan reconocer los tipos celulares, los tejidos, su organización y relevancia en el funcionamiento de los diferentes órganos.

 

“MicroMundo” es un proyecto de divulgación de las ciencias, iniciada gracias al apoyo de la Red de Equipamiento Científico y Servicios de Avanzada (REDECA) y el Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.  Un equipo multidisciplinario de científicos, estudiantes de pre y posgrado, especialistas en áreas de microscopía, computación, electrónica, histología, biología, junto a profesionales de diseño, arte, y educación, han tenido un acceso privilegiado a microscopios únicos en Chile y Latinoamérica, aplicando estas herramientas de manera innovadora en educación escolar.

 

En MicroMundo tenemos por misión superar las barreras metodológicas antes mencionadas y acercar el conocimiento del mundo a pequeña escala a las futuras generaciones de profesionales.  En ese sentido, tiene el objetivo de potenciar el desarrollo de habilidades de pensamiento científico a través del uso de microscopía de bajo costo mediante dos innovadoras ideas. La primera, es la construcción de microscopios con materiales reciclados tales como botellas, polarizadores de celulares, lentes de jalea, en conjunto con impresiones 3D. La segunda es la implementación y aplicación de una plataforma multimedia colaborativa de Microscopía Virtual (MV), una tecnología similar a Google Earth, que utiliza un microscopio robotizado que permite digitalizar cientos de muestras, con diferentes magnificaciones. Las imágenes generadas son puestas gratuitamente a disposición de la comunidad escolar, así los estudiantes pueden cuantificar, por ejemplo, el tamaño de las células, observar los diferentes tejidos, o hacer zooms que simulan la experiencia del microscopio, sin la necesidad de un computador de gran capacidad o de instalar un software.

 

Mediante un programa de acompañamiento docente, capacitaciones para profesores, guías de actividades, planificaciones, kits de experimentación y nuestra plataforma multimedia de MV, Micromundo propone una metodología que cruza distintas asignaturas, no solo científicas, estimulando en los alumnos el desarrollo del pensamiento crítico acerca de lo que los rodea y otorgándoles todas las herramientas didácticas y técnicas a profesores y estudiantes para formular hipótesis y por sobre todo realizar experimentos.