A través de un estudio fármaco-epidemiológico y una plataforma para compartir datos, el Centro Nacional en Sistemas de Información en Salud, en colaboración con el Instituto de Salud Pública (ISP), apunta a reducir la brecha de desinformación.

Stefan Sigle, M.Sc., Informático Médico de la Universidad de Heidelberg/Heilbronn, Alemania, es experto en interoperabilidad de sistemas basado en estándares internacionales de comunicación. Desde el año 2017, el estudiante de doctorado de la Universidad de Münster en colaboración con la Universidad de Chile, está desarrollando en Chile el proyecto titulado “Instauración de Información Auto-Reportada por el Paciente para la Fármaco-epidemiología”.

Según la OCDE, los chilenos utilizan gran parte del presupuesto familiar en la adquisición de fármacos. La realización de un estudio poblacional permitirá evaluar los conocimientos acerca de medicamentos bioequivalentes y comportamientos de consumo de los pacientes. El estudio busca encontrar una estrategia para promover el uso seguro y racional de medicamentos a nivel nacional, tomando en cuenta todos los stakeholders (pacientes, doctores, farmacéuticos) involucrados en el proceso. Se persigue entender cómo toman las decisiones los pacientes al momento de comprar sus medicamentos y a partir de eso cerrar brechas existentes debido al acceso limitado de información fidedigna de instituciones nacionales.

La primera fase del proyecto contempla un estudio exploratorio en la Comuna de Santiago, con el objeto de comprender patrones de compra de los ciudadanos y ver si la disponibilidad de información acerca de medicamentos y sus conceptos como genéricos y bioequivalentes, influye en tales decisiones. El estudio, que cuenta con la colaboración de la Agencia Nacional de Medicamentos del ISP, tiene como propósito abordar todos los segmentos de la población, facilitando acceso a información de calidad, respaldada por el ISP, sobre el consumo de medicamentos genéricos y bioequivalentes.

 

“Este proyecto no sólo tiene el objetivo de mejorar el acceso a medicamentos, sino también a contribuir a que la brecha de información y la asimetría en la comercialización, disminuya en beneficio del pacientes, sobre todo cuando tenga que tomar decisiones sobre la compra de sus medicamentos”, señala el joven investigador”. “El paciente por lo general no sabe si existe un bioequivalente ni el costo del producto, y hay dificultades para acceder a esa información”, continúa indicando el experto, “En el futuro, nuevas aplicaciones y la existencia de una receta electrónica basada en una terminologia farmaceutica, podría facilitar el conocimiento que requieren para una compra responsable. El paciente tiene que tomar la decisión de si compra el medicamento original o un genérico certificado por el ISP”, señala el experto.

Utilizando tecnologías de la información se podría cerrar dicha brecha, promover un uso racional de los medicamentos y – a largo plazo – tener un impacto al gasto del presupuesto familiar.  La Terminología Farmacéutica Chilena (TFC), provee relaciones e informaciones entre diferentes medicamentos respaldado por entidades locales como el ISP para asegurar la calidad de la información entregada.  “El paciente por lo general no sabe si existe un bioequivalente ni el costo del producto, y hay dificultades para acceder a esa información”, continúa indicando el experto, “En el futuro, nuevas aplicaciones y la existencia de una receta electrónica basada en la terminología farmaceútica chilena, podrían dar a los pacientes el conocimiento qyue requieren para una compra responsable e informado. El paciente tiene que tomar la decisión de si compra el medicamento original o un genérico certificado por el ISP.  Pacientes empoderados podrán tomar decisiones consientes e informadas para acomodar su realidad”, termina señalado el experto.

Noticia completa en el siguiente link: www.elmostrador.cl/agenda-pais/vida-en-linea/vida-destacados/2018/06/06/datos-electronicos-de-salud-ayudaran-a-reducir-gastos-en-medicamentos-de-chilenos/

Ver PDF