Durante décadas la cronobiología fue una disciplina esencialmente fenomenológica, centrada en caracterizar las manifestaciones conductuales y macroscópicas de los ritmos circadianos.

La literatura cronobiológica hasta los años 90 es en esencia el relato de observadores que miran con perplejidad cómo es que los seres vivos (bacterias, hongos, algas y animales) exhiben este atributo común de anticipar con exquisita precisión temporal la ocurrencia de fenómenos periódicos relacionados a la rotación de la tierra. No había claves disponibles respecto de los mecanismos biológicos involucrados en la generación de estos ritmos auto-sostenidos cercanos a 24 horas.

Este año el Premio Nobel de Medicina fue adjudicado a tres cronobiólogos: Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young quienes, empleando fundamen-talmente el modelo Drosófila, lograron identificar algunos de los procesos moleculares involucrados en la generación de los ritmos a nivel subcelular.

Estos estudios dieron la clave para identificar genes y proteínas que constituyen el core del reloj circadiano en animales y también una idea de cómo mediante ciclos de 24 horas de retroalimentación negativa de ciclos de traducción-transcripción de genes reloj, las células animales sostienen su ritmicidad, incluso en condiciones ex-vivo.

Al respecto, el Dr. Adrián Ocampo, del Programa de Fisiología y Biofísica del ICBM señala: “Una gran sorpresa derivada de estos estudios fue la evidencia de lo altamente conservado de los relojes circadianos, confirmando el tremendo valor adaptativo que otorgan los ritmos circadianos a las especies que viven en la superficie de la tierra”.

“Lo altamente conservado de los relojes permitió identificar los genes reloj de vertebrados y mamíferos, permitiendo el día de hoy comprender más detalladamente la fisiología circadiana en humanos”. “Otra gran sorpresa surgida de éstos estudios – prosigue el Dr. Ocampo – es que todas las células de los organismos expresan genes reloj, y que esta actividad rítmica es un mecanismo fundamental de integración de los sistemas multicelulares, equivalente en relevancia a los sistemas inmune, nervioso y endocrino. La proyección biomédica de estos descubrimientos es autoevidente”.

El laureado Profesor Michael Rosbash visitará Chile para a asistir al XIV Latinoamerican Symposium on Chronobiology (14 al 18 de Noviembre LASC 2017, http://cinv.uv.cl/lasc2017/), que estamos organizando en Valparaíso. Los simposios LASC se han realizado cada dos años en la región y este año es la primera versión chilena, lo que nos llena de orgullo y entusiasmo. Los invitamos a asistir y participar en nuestro encuentro que es apoyado entre otros por la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad de Chile y la Fundación Guillermo Puelma.

 

Dr. Adrián Ocampo, a nombre del Comité Organizador

Drs. Carolina Millán, Luis Larrondo y John Ewer

XIV Latin American Symposium on Chronobiology 2017 - LASC 2017