En reunión del claustro de académicos del ICBM del martes 29 de agosto del presente, se manifestó un sentimiento generalizado de profunda preocupación y alarma por el contenido del Proyecto de Ley de Universidades Estatales que está siendo tramitado actualmente en la Cámara de Diputados. De manera general, el proyecto amenaza el deber ser de la Universidad que no son otros que formar profesionales concientes, con espíritu crítico y comprometido con la república, crear nuevo conocimiento que nos permita identificar y enfrentar los nuevos desafíos del siglo XXI y aportar con soluciones pertinentes y originales para nuestro país. Consideramos que los contenidos del proyecto de ley son muy preocupantes, especialmente en relación a los siguientes aspectos:

  • Respecto al Gobierno Universitario, el proyecto impone un sistema que atenta contra la Autonomía de las comunidades universitarias, varias de las cuales, especialmente la Universidad de Chile, ya definieron sus estatutos, incluyendo su mecánica de gobierno por vías democráticas. En efecto, el proyecto incluye la participación mayoritaria de integrantes ajenos a la Universidad, nombrados por los gobiernos de turno, lo que ya en su concepción más profunda, amenaza severamente el quehacer y la creación autónoma de la Academia, sus principios y valores fundamentales, su rumbo y sus objetivos, que de manera autónoma las universidades estatales han llevado históricamente.
  • Respecto al personal académico y no académico que trabaja en las Universidades del Estado, el proyecto abre la posibilidad de que para una misma función se contrate a funcionarios por medio del Estatuto Administrativo o por el Código del Trabajo, lo que permitiría asimetrías injustas en las condiciones del personal que efectúa una misma labor. Nuestro claustro estima indispensable insistir en la condición de empleados públicos que el personal académico y no académico debe mantener al seno de las Universidades Estatales. Esto incluye, la contratación de aquellos docentes que actualmente ejercen por horas a honorarios.
  • Respecto al financiamiento, el proyecto no se hace cargo de la urgente necesidad de viabilizar a largo plazo el funcionamiento de las instituciones estatales por medio de recursos permanentes que den cuenta del quehacer actual y de buena calidad que ellas llevan a cabo.  Asimismo, parece absurda la limitación que se impone al crecimiento de las instituciones estatales con la excusa de su adscripción al sistema de Gratuidad tramitado paralelamente en el Proyecto de Ley de Educación Superior. No es sostenible que las instituciones estatales sólo se hagan cargo del 16% de la matrícula de la educación superior. No es posible construir y desarrollar una nación libre, soberana y educada, sin privilegiar  y cautelar, más allá de toda duda, la Autonomía de la Actividad Académica en sus propias fuentes de educación, como son sus propias Universidades..

Hacemos nuestras las justas observaciones hechas por las diversas instancias superiores de la Universidad de Chile expresadas por los representantes de Rectoría, Senado Universitario, Consejo Universitario, y las de los representantes gremiales de académicos, funcionarios no-académicos y estudiantes. La comunidad académica del ICBM hace un llamado a las autoridades de Gobierno para que se introduzcan las correcciones imprescindibles y que han sido detalladas por los representantes de nuestra Universidad.

29 de agosto de 2017