En Santiago, Antofagasta, Valparaíso, Concepción y Valdivia los investigadores replicarán la convocatoria que también es mundial: la ciencia y el conocimiento deben ser considerados como parte del desarrollo de un país.

“Marcha por la Ciencia y el Conocimiento”, así se llama el movimiento internacional que busca que las diferentes áreas del conocimiento, sean vinculantes y consideradas a la hora de tomar decisiones que impactan el futuro de los países.

La actividad se realizará mañana en distintos horarios: a las 10 de la mañana en Antofagasta(Pratt con Matta), a las 11 en Valparaíso (desde Plaza Victoria), a las 15:00 en Santiago (desde Museo Nacional de Bellas Artes) y al mediodía en Concepción (Plaza Tribunales de Justicia) y Valdivia (Plaza República).

El petitorio nacional tiene seis ejes: Institucionalidad, talento chileno, derechos sociales y equidad de género, democratización del conocimiento, educación y cambio climático.

El primer punto del texto es la pronta puesta en marcha del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y que se involucre a la ciudadanía interesada en su conjunto y al mismo tiempo, aumentar el presupuesto desde el 0,38 al 1% del PIB. También piden revisar las atribuciones del director de la Agencia que reemplazará a Conicyt en la nueva institucionalidad. “Debería haber un reglamento que regule las funciones y funcionamiento de los comités de expertos que asesoran al director”, dice el documento.

Además piden fomentar la investigación fuera de la capital (a nivel escolar, universitario y profesional) y una solución para todos los becarios de doctorado que actualmente no fueron considerados como acreedores de beneficios complementarios. Para el concurso de este año, también piden un aumento del presupuesto.

Respecto de los derechos sociales y equidad de género, solicitan que la Comisión Nacional de Acreditación considere en forma transversal dentro de la evaluación de las instituciones de educación superior y de toda institución que reciba financiamiento estatal este tema y que se generen políticas de género en las instituciones que realizan investigación con fondos del estado (medidas concretas como acciones afirmativas y protocolos contra la violencia y el acoso sexual).

En el ámbito de la educación creen que es necesario replantear la discusión sobre las horas de ciencias naturales, ciencias sociales y filosofía y de pensamiento crítico en general, dentro de la enseñanza básica y media, ya que estas disciplinas son fundamentales para el desarrollo de una mentalidad crítica de la sociedad y su entorno.

En cuanto al cambio climático, piden incorporar medidas relativas concretas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales, en el corto plazo.

Pedro Maldonado, investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica, explica el objetivo final de actividades como esta es tratar de poner el tema de la ciencia en la agenda nacional. “A veces se ve la ciencia como una actividad bonita, interesante que provee beneficios pero no se entiende el impacto que tiene en la sociedad y en la economía. La ciencia deber ser parte de la política y de la discusión de todo”, dice. Países como China han entendido que invertir en ciencia significa aumentar la competitividad y volver más poderoso al país que lo hace. “Si queremos vender valor agregado, más allá de las uvas, los salmones y el cobre, necesitamos avanzar hacia el conocimiento”, insiste.

Juan Diego Maya, director del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, agrega que las coordinaciones para esta actividad se han hecho a partir de las sociedades científicas, grupos organizados, estudiantes y científicos en general. “Esperamos que las políticas públicas estén dirigidas al desarrollo de la ciencia, esto es lo que permitirá un avance real del país”.

Fuente: www.latercera.com/que-pasa